Blogia
kamala in Patmos

Estoy negra

Estoy negra

Estoy enfadada. Hoy estoy muy enfadada. Y eso que el día no había empezado mal… Me he levantado pronto y he estado charlando con mi madre y echándonos unas risas. Después he estado estudiando, pero a media mañana me ha dado una noticia que no me ha gustado un pelo (no tenía que ver conmigo, sino con algo que le ha pasado a ella).

Algunas cosas más han ido torciendo la tarde y creo que no se va a arreglar. Además, tengo inglés y no me apetece nada.

Me molesta todo. Me molesta que Ojos Tristes haya tenido toda la mañana libre pero cuando yo tengo un rato, ya le entran las prisas para todo. Me fastidia lo falsa que es una chica, y tener que escuchar de él que “es un encanto”. Eso es que me repatea las tripas.

Ahora mismo estoy en la facultad, y la chica que se encarga de la sala de informática por las tardes, no hace más que teclear rápido, y me está poniendo HISTÉRICA.       

Tengo ganas de llorar y no sé por qué, no estoy en esa época del mes… ya es de noche, pero no llueve… el día no ha sido especialmente melancólico, pero yo NECESITO LLORAR.

Venía andando hacia aquí, pensando en mil cosas de las que escribir, pero ahora no me sale nada.

A ver… os contaré, para cambiar un poco de tema, lo del regalo del chico este. Se lo di a las 10:30. Rainbow me acababa de mandar un mensaje al móvil para tomarme un café con ella, así que, de repente, me entraron prisas por darle el regalo. Veía que se iba a echar la hora de que se fuese a desayunar y no me apetecía dejárselo a alguno de sus compañeros para que se lo dieran a su vuelta, así que… ni corta ni perezosa, me levanté del ordenador.

Al darme el carnet, me temblaban las piernas, porque no sabía si no daríamos dos besos o qué, pero mejor os reproduzco la conversación:

  • - Bueno, ya me voy (mientras me entregaba el carnet).
  • - ¿Ya no vienes más?
  • - No (aquí iba sacando el sobrecito en el que había guardado la moneda y la notita con la dirección del blog).
  • - Entonces dame dos besos…
  • - Jejeje… (sonrisa de compromiso, porque me sentía observada por uno de sus amigos que estaba a mi derecha).
  • - Que te vaya muy bien.
  • - Igualmente… (y aquí dejé el sobre encima de su mesa, intentando disimular mis nervios…).
  • - Muchas gracias… (lo dijo con sonrisa).
  • - De nada… (como un tomate, ya os imaginaréis…).

Y nada, corre que te corre salí de la sala para no ver su cara abriendo el sobrecito, pero a la salida, en la calle, pude verle –porque hay una cristalera- apoyado en una mesa y con la cabeza agachada, mirando hacia sus manos (donde seguramente tendría el regalo). No quiero acordarme de que el amigo estaba ahí justo a su lado… porque como me acuerde, me muero del corte… en fin…

Cuando llegué a mi barrio, después de ese café, me metí en un ciber a leer como loca su respuesta, y la verdad… aunque el chico un poco sosillo, me lo agradeció. Y yo ya me relajé. Me envió también un email (que no sé de donde sacó la dirección…), y así, por lo menos, no perdemos el contacto.

Durante este finde se lo he contado a varias personas. Dos se tratan de amigos cercanos, y les pedí su sincera opinión, y los dos pensaron lo mismo, que si ellos hubieran sido ese chico, habrían pensado que yo quería algo con él. ¡¡Jobar!! ¿qué pasa? ¿¿Que alguien tiene un detalle bonito y ya está pidiendo a gritos algo más?? Bueno, eso es porque no me conoce, esas cosas son muy mías…

Parece que ya ando más calmada, me he olvidado de esos temillas que me sientan tan mal –aunque la chica esta no haya dejado de teclear…-.

Habéis sido muy atentos, muchas gracias por estar aquí, a la vuelta del ordenador. Hay momentos en los que se necesitan respuestas a estas comeduras de cabeza que me traigo…

Un besito…

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

María Luján -

Pues yo creo que el día rarito se arregló con el regalo.
Un regalo es un regalo, y quien quiera ver más, pues eso, que quiere ver más.
Creo que esta muy bien demostrar afecto con regalos. Debe ser porque yo soy muy "regalaora".
Besos.

Patricia -

Hola Kamala, espero que estes mejor, sabes a mi me paso lo contrario, el chico que me dio la moneda es mi mejor amigo, nunca quizo ser otra cosa, triste... Creeme que ese tipo de regalos no son con doble sentido, más bien que se cuide el chico porque él es el que puede enamorarse de ti, cuidate

Alba -

Bueno, mis dias "hoy mejor no me cruzo con nadie que le muerdo" y todo, absolutamente todo me molesta... es normal (y sobretodo humano)Tambien te digo que me parece un poco obsoleto el pensamiento de "si tienes un detalle es porque te gusta"... me parece una chorrada!!!

Besotes

AOH/Rasczak -

Vaya, desde que Blogia cambió no me saltan las alarmas como debieran (ya lo he solucionado).

¿A que es triste? Como tengas un poco de atención con alguien del sexo opuesto la mayoría de la gente piensas que buscas algo... qué mal, hoy en día provoca más comentarios viperinos la caballerosidad que gritar tres marranadas. XD

Pikifiore -

¿Tu estas satisfecha con haber tenido el detalle,no?Pues ya está.Yo creo que el lo habrá agradecido,pero se habrá sorprendido al no esperarlo.Hay dias que se tuercen,si,pero ya verás como hoy es mejor

Marta -

Yo sí estoy histérica! Que no se grababa ningún comentario ayer!!

Espero que, hayas llorado o no, estés ya mejor, que no hay nada nunca, tan malo, como para que te entristezcas, y menos, sin motivos aparentes.

me hubiera gustado verte cuando le entregabas la carta con el regalito al chico ese, seguro que te lo agradece más de lo que piensas, (no?) y que, chica, al menos te llevas un buen amigo :)

Besitos!! Y a sonreír!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres