Blogia
kamala in Patmos

150 palabras

Dulce sueño

Dulce sueño

Recuerdo que mientras bajaba la escalera, quedaba embriagada por el olor de su colonia, ese rastro que perfumaba el portal y que aún permanecía unos metros más allá...

No me gustaba que me pellizcara el mentón cada vez que le encontraba. Esos días, subía corriendo a casa sin pensar en su dulce olor, y lloraba desconsolada, porque me había hecho mucho daño...

Sus propinas eran mayores que las de mi abuelo. Él me dio el único billete de 500 ptas que he visto en mi vida.

He perdido la cuenta del tiempo transcurrido desde que le decía a mi novio "cuidala" hasta el día en el que me miró a los ojos sin conocerme.

El portal cambió el olor de colonia de hombre, por el de enfermedad. Y su mirada, nunca regresó del infinito.

El sábado murió, pero se retiró del juego como siempre hacía, siendo ante todo, un caballero.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres