Blogia
kamala in Patmos

Filosofando

Filosofando

Creo que todos los días filosofo un poco, pero en este último año, lo he hecho de otra manera.

Le digo a Galiana que menuda casualidad es que en todos los libros que me he leído desde que empezó el curso, traten sobre los mismos temas. Las ganas de vivir, la muerte, el significado de cada minuto de vida, el destino... Y me contesta, que no es tal la casualidad, si no que son las cosas que nos preocupan a todos, y que por eso es normal que aparezcan en los libros. Bueno... creo que tiene razón.

Jostein Gaarder es un filósofo que me encanta. Me gusta porque pensamos de forma parecida, pero él lo expresa mejor. El último libro que me he leído suyo ha sido "La Joven de las naranjas", y es una reflexión entre lo que hay después de la muerte, y lo que existe en este mundo.

He destacado muchas partes, y las tengo aquí a mi izquierda. Mientras las hecho un vistazo, no sé por cuál decantarme para copiárosla. También acabo de leer el último post de Galiana, que habla sobre la pérdida de un ser querido y... me ha llamado la atención una parte:

Ayer quise entenderte para ausentar el despertar de mis miedos. Tal vez oír un "me voy tranquilo", "no tengo miedo". Pero se me clavaron tus ojos sin alma, como cuchillos helados se anclaron en mi memoria...                                                                                         

Y el detalle de la frase de... la mano firme que un día nos sostuvo.

Algo así aparece en el libro. El protagonista es un adolescente que perdió a su padre cuando aún era un niño. Su padre le escribió una carta antes de morir, en la que le cuenta algunas cosas importantes que le pasaron en su vida y, sobre todo, le insta a que piense, a que se plantee el sentido de la vida, en si merece la pena vivir o no sabiendo que algún día lo perderemos todo.

Más que un libro triste, me ha parecido interesante. Además, la sensibilidad de Jostein... consiguió atraparme. Algunas partes hacen que se te encoja un poco el corazón, porque la muerte es algo por lo que todos tenemos que pasar. Lo que es una pena es vivir los últimos minutos de tu vida, sabiendo que te vas de ella. En el libro el padre cuenta (refieriéndose a la madre):

Alguna que otra vez hemos estado sentados juntos toda la noche. En esas ocasiones no nos decimos gran cosa, simplemente estamos juntos.   

Podemos estar sentados juntos cogidos de la mano durante horas sin hablar.

Estamos de acuerdo en que será así, ella me lo ha prometido. Es bueno saberlo. Y también indeciblemente triste. Cuando suelte este universo soltaré una mano cálida y viva. ¡Imagínate, Georg, si al otro lado también hubiera una mano que agarrar!

Esta parte es la que me ha venido a la cabeza al leer a Galiana. Esa necesidad de sentirnos seguros ante la muerte, ante lo que nos es desconocido. También tiene que ser terrible cuando ves que esa persona, que siempre te dio la mano con firmeza, no oculta su miedo... A veces es necesario pensar que después de todo esto, habrá algo más allá...

No me apetece pensar ahora en la existencia de Dios, sólo hablo de la muerte y de la vida, porque no veo necesario ser creyente para pensar que hay vida después de la muerte... Pero sí que me quedé conforme al leer otra parte del libro, ya del final, en el que el filósofo dice:

¿Puedo estar seguro de que no existe vida alguna después de ésta? ¿Puedo estar convencido de que no me encuentre en otro lugar cuando leas esto? No, no puedo estar seguro del todo. Porque si el mundo existe, es que ya se ha sobrepasado el límite de lo improbable. ¿Entiendes lo que quiero decir? Estoy tan saciado de asombro por que exista un mundo que ya no me cabe más asombro, aunque luego resultara que existe otro mundo después.

¿No es increíble que exista este mundo? A veces nos preocupamos por buscar vida en otros planetas, olvidando las grandezas que tiene éste y que aún nos quedan por descubrir. ¿Y quién nos decía a nosotros que existía este mundo? Antes de nacer no sabíamos nada en absoluto, y de repente, caímos aquí. ¿Y si cuando caigamos en el sueño profundo, aterrizamos en otro mundo? Sería igual de posible, ¿no?

Jostein dice:

Pero el soñar con algo improbable tiene un nombre. Lo llamamos "esperanza".

Claro que sí... Qué bonito...

Hoy es el día internacional de la filosofía, por eso era el momento idóneo para escribir sobre esto. La muerte no es algo que me preocupe, pero como decía al principio, es una de las cuestiones que todos tenemos y que viene planteándose desde siempre. Para terminar, dejo unas palabras que resumen el fin que buscaba Jostein con el libro. Y que, por otra parte, consigue.

Por primera vez en la vida tuve plena conciencia de que también yo tendría que despedirme de este mundo y abandonarlo todo. Me resultó incómodo pensar en ello. En realidad, era insoportable pensar en ello. La vida es breve para todos aquellos que realmente consiguen entender que el mundo un día acaba del todo.

Este post está dedicado a mi Gali, por tantos motivos, que ni siquiera puedo enumerarlos. 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

12 comentarios

Príamo -

Solo hacer una especie de aclaración, pero más bien para mi, no es que corrija, eh!
¿Es la esperanza el sueño de lo improbable? Me niego a que eso se quede así, como si fuera todo una ilusión.
Un sueño, para mí, es algo improbable, o lejos de alcanzar.
La esperanza...joder!esa palabra no se toca! Es lo último que queda, lo que permaneció en el fondo de la caja...
No es para mi la esperanza un sueño, es, no sé, otra cosa.
Uf!No soporto al Gardein ese, ni a la filosofía en general, se que es una pena, pero es lo que hay.
Kamala, sabes que no soy un cazurro, pero es que la filosofía me puede.
Un beso enorme, guapa, y fantastica esa manera de escribir.
besossss

Rut -

La verdad es que echaba de menos leerte..por fin he regresado y al leerte me he dado cuenta de que ha merecido la pena la vuelta. Curioso libro..me lo voy a leer!!!
Un besito Kamala

mnkantavivir -

post precioso, me he perdido en tus lineas...mucho, mucho
gracias...
besos



Alba -

Vaya... tengo que decir que es un post precioso Kamala, que da mucho que pensar...

Yo no sabría que pensar al respecto, es mas, trato de no pensarlo, como si de momento fuese inmortal, porque me angustia pensar que un día tendré que dejar todo lo que tengo... Prefiero no pensarlo, sin embargo, creo que DEBE haber algo, me niego a pensar que simplemente acabas respirando tres veces y se acabó... no, me niego a creerlo. Necesito pensar que esto es lo duro, y después será mejor... será que tengo el día.

Besotes

Marta -

Tengo excusa, guapa, que me fuí de vacaciones la semana pasada. Necesitaba un respiro...

María Luján -

Hola Kamala, bienvenida al club de las dudas. Yo ya paso de los cuarenta años, y por lo tanto no estoy entrando en la vida, estoy saliendo, pero ese tema lo tengo resuelto y llevo una madurez serena.
Cada uno se hace preguntas diferentes, y se queda con la contestación que en ese momento le da la paz.
Un beso.

PD. ¿por qué en un post de inmortalidad, la publicidad de google habla de trasplante de cabello? Concretamente de 2500-3000 injertos en una sesión.
Debe ser porque dentro de cien años todos calvos.

Galiana -

Ey Patricia! Ya sabes que no esperaba un artículo dedicado, me ha hecho mucha ilusión. Supongo que encontrar esto es como un regalo inesperado, se abre con avidez y entusiasmo, y antes de descifrar cada línea intentas pensar, adivinar qué vendrá después.. Ante todo agradecértelo.

Han sido muchos temas los que hemos discutido tú y yo, de los que hemos “filosofado”, es cierto, y mira que eres dura de pelar… jajajjajaja

Cada vez me gusta más tu forma de pasar esas sensaciones, intuiciones, afectos… a papel. Percibo como te vas mojando con el tiempo, es algo que vas introduciendo como si se tratase de una necesidad, de forma espontánea, se puede apreciar lo que escondes en el pensamiento.
En éste texto has articulado un engranaje de opiniones que ha dado un dinamismo a la idea muy enriquecedor. Intentaré leer a Gaarder, parece interesante, eso sí, lo que más me ha gustado es su forma de definir “esperanza”: Soñar con algo improbable, qué razón tiene!

Has abordado con agudeza, al menos para mí, esa realidad de contrastes, en éste caso el de vida y muerte. Creo que la vida es una estrella fugaz a la que hay que engancharse, y sentirla. Lo que queramos pensar que hay después… es tan sólo una opinión, nada se puede demostrar, nada. Sólo existe una realidad, que somos aves de paso, que no sé por qué motivo, si es que lo hay… se nos da la oportunidad “ser”, de vivir.
Un abrazo enorme mi Kamalilla! (Creo que me he extendido más de lo debido…pero, a ver… qué borro?? Jjajjajaa…)

Marta -

Buenos días, preciosa!

Hace unos meses publiqué una especie de resumen/crítica sobre ese libro. Me encantó, y me ha gustado mucho ver tu interpretación, y recordar algunos pasajes.

Tas bien?

Besitos

Nieves -

Buff! la vida despues de la muerte..que dificil..yo no se que creer..a veces creo que si y otras no..es un lio.
Yo realmente pienso muy pocas veces en la muefte,es algo que no pasa por mi mente muy a menudo,pero por ejemplo a mi gordi le da por pensar en ella muy amenudo y se agobia mazo y a mi me pone de muy mala ostia cuando empieza con los rollos de la muerte..creo que no hay que pensar en ella mucho por que cuando llegue llegara..

Un abrazo Kamala

AOH/Rasczak -

¿Existe la vida después de la muerte? Yo creo que sí, de hecho no me preocupa porque estoy convencido de ello. Incluso tengo el convencimiento, de que lo único que hay que temer de la muerte es la posibilidad de que llegue arrepintiéndonos de algo que hayamos hecho.

Si la vida tras la muerte no existiera, creo que la vida valdría poco en tanto que no pasaríamos de ser un montón de carne y huesos de comportamiento ilógico.

Pikifiore -

Me has hecho reflexionar Kamala,es algo que siempre me ha dado mucho que pensar, el plantearme si existe algo más.No habia oido hablar de este libro.Lo buscare

NiCo -

ola fea

-andaaaaaa pídeme perdón-
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres