Blogia
kamala in Patmos

Pensando en los de inglés

Pensando en los de inglés

El día del examen de inglés, Maite me dijo que le daba pena terminar el curso, que se lo había pasado muy bien. Yo estuve de acuerdo con ella, y me gustó saber que por lo menos había otra persona que sentía lo mismo.

He estado haciendo balance de todo el curso. Ha pasado mucha gente por mi nivel. Algunos se han ido y otros han permanecido hasta el final. Pero en conjunto han sido todos muy agradables.

No sé si alguno de vosotros estará interesado en éste chico del que os hablé un día... pero las cosas han cambiado un poquito. Sigue siendo majo, y sigo teniendo ganas de hablar con él. Pero nuestros únicos minutos a solas -los de la despedida antes de llegar a su portal- se han acabado. Desde hace unos meses, me llevo mejor con otras personas y ahora voy acompañada hasta el metro, por lo que él se va solo. A veces nos espera a todas, pero otras no...

También, como quien no quiere la cosa, os mencioné de pasada a otro chico. Informático. Es muy majillo. Me calló bien desde el primer momento, y parece muy tímido. No he conocido persona como él, que se pone tantas veces y en tan poco tiempo como un tomate. Es increíble. Pero aún así, no se calla. Se nota que le da corte, pero sigue hablando.

Bueno, lo raro de este chico, es su forma de mirarme. Es que os lo juro, no es mi imaginación. A veces pasa algo gracioso. Levanto la mirada del papel, y le veo mirándome. Y claro, como nos estamos riendo, nos sonreímos.

No sé si quiere ser agradable conmigo, le gusto o... simplemente quiere charlar. Es que no lo sé... pero un día, éste en concreto en el que me di una panzada a llorar de muerte... llegué a la academia con los ojos rojos. Pero me miré en el espejo y me vi muy guapa. (Ahora que lo pienso, el día de sábado sabadete también había llorado y también llamé la atención a un chico. Ummmm... creo que los ojillos llorosos me van a hacer triunfar en más de una ocasión... jejeje). Cuando llegué, saludé, y él me miró y yo sabía que me iba a decir algo. Sé que pensaba que estaba muy guapa, pero me dijo otra cosa porque... hubiera sido algo extraño que me dijera “estás muy guapa hoy” cuando no hay tanta confianza en clase y además él, tiene novia (¡¡¡el día que conozca a un chico sin novia, monto una fiesta, lo prometo!!!). Me dijo que se me veía cara de contenta. Jajajajaja, qué pocos reflejos tiene el chaval... pero su intención era buena, decirme algo agradable.

Cuando nos toca trabajar juntos, me habla directamente a los ojos y yo... es algo que también tengo costumbre, pero cuando es otro el que lo hace conmigo, me intimida una cosa mala. Y me revienta. Es perder el control de la situación.

El otro día iba yo pensando en estas cosas, en por qué me pasa esto con este chico. Y llegué a la conclusión esa de “quien es el derrotado”. Veréis, es muy sencillo. La primera vez que te pasa eso con una persona, lo de mirarse directamente a los ojos, el primero que aparte la mirada, es el que queda derrotado. Y bueno, que debió pasarme eso. Si hubiese aguantado más que él la mirada el primer día, ahora sería él el que se cortaría y la retiraría primero. Pero que me de vergüenza a mi que soy una sinvergüenza.... me pone... ufffff malita malita....

Ahora que me acuerdo, eso me pasó con Sam. Estábamos en un bar. Era la segunda noche que quedábamos, y si no pasaba nada ya ese día... sería para mosquearse. A los dos se nos veía con ganas de comernos a besos. Yo no lo hacía, porque quería saber cuánto aguantaría él. Y los dos, venga a hablar. Venga a beber sangría. En un momento dado, se empezó a tapar los ojos, y me decía, que no podía aguantar mi mirada. Y, como una pava le decía “¿por qué?”. Aquel día, gané yo...

Nada, el informático trajo en mayo a un amigo suyo a clase. O sea... nuevo compañero a la vista.... nuevo chico de mi edad..... posibilidad de “algo más”.... y todas esas tonterías que siempre se piensa cuando uno está soltero y más cuando se quiere olvidar a un amor no correspondido...

El chico me calló genial enseguida. Es que me partía de risa. No sé, de estas personas que me hace gracia su forma de expresarse.

Aún así, sólo hablábamos en el rato de clase, pero el miércoles, nos fuimos juntos a casa (vive súper cerca de mi). ¡Bueno! Me contó su vida en verso. No sé si os he dicho, que me encanta la gente que habla por los codos. Y él lo hace una barbaridad. Entre lo que él habla y lo que pregunto yo, me parece que quedan pocas cosas de su vida por contarme. Fue un rato muy divertido. Me gustaría repetirlo, pero el lunes no creo que venga a clase porque es su cumpleaños.

En fin... que sólo me queda un mes para pedir cuentas de msn o teléfonos y decirles que si quieren quedar para tomar algún día algo. Me da mucha pena no sacar de esto una amistad, no sé. Pero también me da rabia que nadie diga nada. Tendré que ser yo, pero me corta...

Ya os diré. Feliz fin de semana. En Madrid hace un tiempo estupendo, y mañana me voy de cañitas por el centro. ¡¡Ay qué ganas tengo!!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Pikifiore -

A mi me cuesta mucho sostener la mirada a alguien,sobretodo cuando esa persona me gusta,jajaa,me pongo en seguida rojita como un tomate (me he ganado a pulso el apelativo con el que muchos me conocen :().Es curioso lo de la cara despues de haber llorado,a mi alguna vez hasta me han dicho que me sentaba bien,se me ponen los ojos mas verdes, pero yo creo que no compensa...
Bueno, tu ve abriendo puertas este mesecito,ya veras como al final del curso,no eres la unica que piensa que deberiais intercambiar telefonos.
Besitos

AOH/Rasczak -

Ainch, recuerda, Kamala, que si es verdad que la gente que habla mucho suelen ser agradables y enseguida se les coge confianza, hay muchas cosas que no se dicen con palabras y que los ojos lo dicen todo...

estrella fugaz -

bueno, yo me pongo colorada rápido, antes más, porque era mas tímida, pero sigo haciéndolo, porque el problema es que tengo la piel muy muy blanca, así que en el momento que me pongo un poquito se nota mucho.
Y lo de los ojos de llorar, qué suerte, si yo lloro estoy 1 día con los ojos hinchados, parezco un monstruito.
Oye, me tienes que decir cómo se hace para poner música en el blog con el castpost, creo que lo haces.
Un beso

monocamy -

Jijiji yo jugaba a eso con mis hermanas, pero consistía en mirarnos y perdía el primero que sonriera. Claro, no valía hacer muecas, era simplemente aguantar sin sonreír.

Por cierto, mi hermana pequeña sí que era ultra rápida poniéndose colorada y por cualquier cosa. Bastaba que yo le dijera, mientras estábamos en la mesa "¿y tú por qué te pones colorada..?" aunque no se estuviera sonrojando ni nada, pero yo se lo decía y automáticamente miraban todos pare ella y se convertía en una tomate humana xD

Y a ti también te podría colorada, chulita.

;)

Melanie -

Hi, Kamala... What's going on?? jejeje... Que relatos los tuyos, eh... me entra una cosquilla al leerte... jajaja y hasta imagino todo lo que vas diciendo... creo que ya hasta ya te imagino como eres...!! jeejje...!!
Que guapo que escribes...!!:D:D
y ya pude poner tu enlace en la portada de mi blog...!!
Saludosss..!!!!! Y suerteee...!!!
Besos mil..xD!!

Etiam -

La gente que charla por los codos es la mejor, no te aburres, pero siempre y cuando te permita dialogar...
Lo de tomar la iniciativa me suena, jeje, aunque hay quien con el tiempo se vuelve más tímido o se cansa y termina esperando a que el otro o la otra dé el paso de pedir el teléfono y esas cosas.
Un besito, te veo muy charlatana ;)

indi -

me encanta retar con la mirada a desconocidos (sobre todo desconocidas jajaja) asi q no t cruces conmigo. es un juego. no me gusta el mp3 q t aisla del mundo. yo juego con los extraños. a veces solo miro. otras sonrio. m encantan las reacciones y sobre todo tratar d adivinar en q piensan o q piensan d mi.
m gusta como escribes.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres