Blogia
kamala in Patmos

La noche del eclipse

La noche del eclipse
Jobar, se me ha estropeado el ordenador. No me lo puedo creer. El otro día se me bloqueó y desde entonces, no he podido reiniciarlo. A ver cuánto tiempo me tiro así...

Tengo mil cosas que contar, como siempre. El mes pasado me dio vergüenza ver lo poco que había escrito, y me juré y perjuré que no volvería a pasar. Y mira, si antes lo digo... ¿Destino? no sé no sé...

Os quería contar lo bonito que me pareció el eclipse. Lo iba a ver con Rainbow, pero ninguna de las dos teníamos gafas, y Gatita nos dijo que seguramente regalaban en la facultad. Pues nada, allá que me fui el día 3, con intención de ir a clase (como buena alumna) y después salir al parque de las ciencias, a verlo.

De camino a la facul, vi un tumulto de gente que hacía cola en el jardín botánico. Me imaginé que era para ver el eclipse, así que me quedé en la cola e investigué un poco. Llamé a Rainbow para que no se entretuviera y llegase antes de las 10:20, porque a partir de entonces, no se podría pasar al jardín. Faltar el primer día de clase, a fin de cuentas, no tenía mucha importancia. Estoy segura de que dentro de unos años, no me acordaré absolutamente de nada de ese primer día de clase, pero no se me olvidará lo bonito que fue el eclipse.

Cuando abrieron la puerta, le mendigué dos gafitas a la chica de la entrada. Al principio no quería, se resistía porque decía que no podía dar a todo el mundo más de una, pero... yo de ahí no me movía si no era con dos gafas, y ¡las conseguí! Bueno, pues nada, haciendo tiempo mientras esperaba a Rain, di una vueltecita por el jardín. La verdad es que tenía ganas de verlo, tanto tiempo pasando por su puerta y no haber tenido un rato para entrar... algún día tenía que ser el primero.

Me puse las gafas y el sol se veía genial. Nunca lo había visto así. Por todos lados había gente con diferentes métodos para ver el eclipse. Por ejemplo, algunos empleaban un tubo de cartón, largo, tapado con papel cebolla por ambos extremos. Dejaban pasar la luz a través de uno de ellos y el sol tapado por la luna, se observaba en el otro extremo.

Otros, hacían un agujero a un papel, y si ponías tu mano a una distancia de alrededor de un metro, la luna quedaba reflejada en ti. Es justo lo mismo que pasaba con los árboles, que la luz penetraba a través de todas las hojas, y en el suelo se veía ese efecto de luz y sombra tan bonito...

Era la primera vez que veía un eclipse, los demás no los he visto, aunque recuerdo uno especialmente. Estaba en Alicante con Corazón de León, pero yo no tenía gafas, y tampoco me llamaba mucho la atención. Lo quería ver, pero sin gafas, iba a ser imposible. Corazón de León, no pensó lo mismo, él lo tenía que ver, ¡por narices!. El caso es que echó un vistazo, y se cegó, y por la tarde, me lo encuentro, y me pidió que le acompañase a una óptica a ver qué le decían.

Mirad... cuando llegamos allí, ya nos íbamos riendo. Me acuerdo perfectamente de lo que íbamos hablando, lo que pasa es que... no sé si... a él... le importaría que lo contara.... bueno, sí, lo cuento, espero que no te importe. Resumo diciendo que la conversación iba sobre revistas porno jajajajajaja. Mejor lo dejo aquí, pero yo me tronchaba de la risa. Al pasar a la óptica, yo aún seguía "risa va, risa viene" y Corazón tuvo esta conversación con la chica de la óptica:

- Hola
- Hola. ¿Qué querías?
- Es que esta mañana he mirado el eclipse, y ahora veo mal. Venía para ver si me podiais decir algo, o para ver qué me puede pasar.
- Bueno, pues... puede ser que se te quedes así para siempre o incluso te puedes quedar ciego.
- ¿?¿?¿?¿?
(Kamalita aquí se tuvo que dar la vuelta partida de la risa. Ay Dios, yo no podía aguantarme, porque teniais que haber visto la cara de "cagado" que se le quedó a Corazón de León. Y claro, también me acordaba de la conversación de antes y... vamos, que no podía más).

Bueno, le hizo pasar a una sala para mirarle los ojos. Sólo añadiré, que si antes no podía aguantarme, ahí ya sí que me daba algo, porque todo era como de juguete a su lado. Él, que es muy alto, todo lo quedaba pequeñito jajajajaja. Qué risa... Al final, todo quedó en un susto.

Sigo con el eclipse de 2005... Nada, decidí acercarme a mirar por los telescopios que los estudiantes de física y matemáticas habían puesto por el jardín. Iban a hacer estudios y yo escuchaba atenta todas las preguntas que la gente les hacía. Tenían también un aparato que medía la humedad relativa, la temperatura, la presión y la hora (algo más, pero no me acuerdo).

Con los telescopios se veía muy bien, además, ampliado. Nos dijeron que en la facultad de físicas había otro mucho más moderno por el que se veía una imagen mucho más nítida, pero aquel día el sol estaba muy limpito, y se veía igualmente bien con esos. Decían, que lo importante de los telescopios era el filtro, que es el que absorbe parte de la radiación que proviene del sol, la dañina, y por eso se puede ver a su través.

Cuando llegó Rainbow, estuvimos pensando un poco sobre todo el tema de las radiaciones. Concluimos, que la radiación que absorbía el filtro tenía que ser la UV y parte del visible, que es lo que emite el sol, pero el físico -también estudiante- nos dijo que además absorbía la infrarroja. No sé... Esta radiación es la que desprende la tierra, aquí... no estábamos muy convencidas. Voy a ver si leo algo por aquí, en google. En clase tengo una asignatura que va sobre esto de radiaciones, y pensé que el martes la profesora nos contaría algo interesante, pero no. Mi gozo en un pozo. Como me quede alguna duda, se lo preguntaré.

Y nada, cuando llegó la hora de ver el eclipse -aunque no parábamos de mirar de vez en cuando cómo iba la cosa- nos pusimos de frente a él -no como Corazón de León, que se sentó en un banco de espaldas al sol. Cómo cambian las cosas con los años, ¿verdad? de pequeño bien que miraba, y luego mira...-. Fue muy bonito, precioso. Yo quedé encantada, parece mentira que ocurran tantas cosas bonitas en la naturaleza y a veces ni nos paremos a observarlas...

Me gustó también el verlo con Rainbow, porque nos llevamos muy bien, y me conoce, y sabe que con estas cosas me emociono, y si soy muy expresiva y si le digo mil veces ¡¡me encanta, es precioso!! ella no va a decir nada. Nos pasamos la mañana hablando sobre todo lo que habíamos oído, sobre los anillos del sol que hacían que no se viera tan nítida la curva concéntrica...

Me acuerdo que por ahí había una planta que olía fatal, estábamos en el botánico, claro. Cuando acabó el eclipse, los niños que habían venido con el colegio, aplaudieron entusiasmados (¡qué ricos!) y cuando pasaron por nuestro lado, Rain y yo nos quedamos escuchando a ver qué comentaban, pero... ¡ay madre! así son los niños. En un segundo habían olvidado por completo el eclipse y sólo hablaban de lo mal que olía por la zona jajajaja. Es curioso, pero es cierto. Los niños pasan de una cosa a otra tan rápidamente...

Bueno, cuando nos íbamos después de haber visto ese momento estelar, nos acercamos otra vez a los físicos. Rainbow y yo, habíamos sentido esa sensación de frío en el momento en el que el sol quedaba más oculto por la luna, y comprobamos, por aquel aparato que medía tantas cosas, que había descendido ¡¡¡9.2 grados en aproximadamente una hora!!! Increíble. De 20.6 a 11.4ºC. Además, se pudo observar cómo se oscurecía un poco... Qué bonito, qué chulo.

Nada, ya acabo... jajajaja, menuda paliza a eclipse os estoy dando... Ya nos alejábamos, cuando un chico nos abordó. Nos había estado escuchando preguntar tanto, y nos quería hacer una entrevista para el periódico ¡Qué! y... bueno, nos dejamos, porque no salíamos por cámara. Al día siguiente, cogí el periódico, y... jajajaja, sí que salíamos. ¡Qué bueno! el minititular decía algo así como "nos apuntamos para 2026" que será el proximo eclipse. Nosotras no dijimos esa chorradita, pero bueno jajajaja, le perdonamos, porque el chico fue muy majo, y sacó nuestros nombres, y también aquel día era su cumpleaños, y estaba trabajando. Fue un bonito regalo el que su jefe le dejara publicar, ¿verdad?

Por último que... ya colgaré foto cuando tenga mi ordenador bien. Y como anécdota cuento algo rápido porque quiero que quede aquí escrito. Que... cuando veía eso tan bonito, me acordé de Ojos Tristes. Pensaba en si él lo estaría viendo, y estaba segura de que le hubiera encantado estar ahí, mirando los métodos que utilizaban otros, los telescopios, y todas las cosas que nos contaban. Él me dijo, que también se acordó de mi. Ya sabéis, aquí, sonrisilla boba. Me alegro de que algunas cosas, no cambien y que a pesar de la distancia que últimamente prima, nos sigamos acordando el uno del otro.

Lo he titulado así, porque quedaba más poético jajajaja.

En fin... que ya nos veremos. Cruzad los dedos para que no me quede sin ordenador por mucho tiempo. Muchos besos mientras tanto, seguid escribiendo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

9 comentarios

Pikifiore -

Yo lo vi con mis compañeras de trabajo,nos escaqueamos un ratin al jardin con las gafas de una compi,mientras el jefe nos miraba desde dentro.me encantó,fue una sensacion tan extraña eso de que de repente la luz disminuya y bajen las temperaturas!mi compañera se decepcionó:esperaba noche total y los animales corriendo despavoridos.¿No hubiera sido terrorifico?jeje
Un beso y suerte con el ordenata.Te estaremos esperando

no se quién soy -

yo vi el eclipse con gafas, sin gafas, con la cámara, en el suelo, bajo los árboles. de mil modos.
qué le ha pasao a tu pc?? ya me contarás fea. que el otro día no pude hacer mucho.

te doy un beso, solo si lo quieres.

aaaaaadios

Laura -

Yo tambien me lo perdí, estuve a puntito de ir al Jardin Botanico... pero tenia clase en ese justo momento y digamos que la microbiologia me tenia atada a sus "encantos". Yo lo vi por la tele, aunque me hubiera encantado ver toda la magia entree el Sol y la Luna.

Muchos besiños, guapisima.

Laura

ezne -

Pues, aqui, donde reina el sol, ese dia precisamente estaba lleno de nubes. No vi casi nada, bueno, que el dia se hizo mas oscuro... poco mas... en fin.. esperaremos al siguiente jeje

Un beso

su -

Yo por no vestirme, ví el eclipse reflejado en la ventana de los edificios de enfrente. Así de cutre :-)

Un beso Kamala

Alberto -

Estoy contigo en eso de que fue algo muy bonito, una sensación extraña poder contemplar un abrazo entre sol y luna. Parecía que la luna se acunase en el sol.
Eres muy mala, lo que te has callado es "la noche" del eclipse... jajajaja, supongo que es una parte muy "curiosa" de tu narración. Ya puedes ir contando! nada de que has puesto el titulo porque es más romántico, nada... que no ha colado!! jajajaja...
Un beso enorme!

monocamy -

Bueno... es un hecho inusual pero tampoco es nada del otro mundo. Tú eclipsas más que la luna, que me importa un bledo. Sin embargo aquí vengo encantado. ;)

Me gustaría ver una aurora boreal, eso sí. Mucho más que un eclipsillo de ná...

:PPP

Cora -

Yo me lo perdí, me quedé dormida, desventajas del paro,jajaja!

De todas formas casi mejor, porque no tenía gafas y, conociéndome, capaz de que acabo mirando sin ellas en plan "venga, va, qué va a pasar por un vistazo rapidito..." y acabo cegata, que a mí basta que me digan "no hagas esto" para que me den ganas...

Príamo -

Jajaja!
Kam, vaya rollo con lo del eclipse!!
Pos, si, la verdad es que maldita la gana de mirar el eclipse que tenía esta vez. Pero como me reia con Helen, por que a ella tambien se la traia al pairo, y era la situación muy graciosa ver a todo el mundo flipao con esa TONTÁ, y la otra y yo de espaldad. Me quedo con un comentario mio:
"mira helen (de espaldas al eclipse dichoso), si me ponen el son ahi, delante mia (señalando el suelo) igual, pero solo igual, miraría"
Helen estuvo de acuerdo totalmente
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres